tentaculo derecho

Entradas de blog

DCLXVI

Escrito por Berggen el 26/04/2015
Y por fín, aquí tenemos al último de la saga, en realidad no sé si es de la saga, pero sí es el último de los cómics en los que he dibujado a Irham. Me arrepiento de ello, podría haber creado a cualquier otro personaje random, pero la echaba de menos y quise reutilizarla, y bueno, otra aventurilla más para ella, pero se queda totalmente fuera de contexto.

Este cómic es "especial" en algunos sentidos, lo empecé allá por el 2005, justo después de terminar Dulces y Sueños, acababa de ponerme eso que llaman internet, dulces y sueños fue el primero que subí a la red en forma de .rar en un fansub en el que solía pulular. Eh! Y a la gente que lo vio les gustó, así que me dije, ¿porqué no hacer algo más largo?

Y así nació DCLXVI. Es mi primer cómic en muchos sentidos, fue mi primer cómic largo, con largo quiero decir a capítulos, es el primer cómic en el que hice páginas dobles, a sugerencia de los usuarios que habían leido dulces y sueños, fue el primer cómic que edité.... sí, conservo los bocadillos "originales" de aquella edición así que espero que no os duelan demasiado los ojos, pero aprendí a editar con él.
Una cosa llevó a la otra así que también fue el primer cómic en el que empecé a meterle mano con el ordenado, por lo que cometí auténticas atrocidades que ya iréis viendo y ya iré comentando, lo "bonito" es que podréis ir viendo un poco mi digievolución, de las primeras páginas completamente artesanales a las últimas en las que intentaba entramar en digital, sólo espero que aprendáis de mis errores. Aunque en mi defensa también diré que por aquella époco aún no tenía tableta, así que tanto la edición, como el entramado, como el coloreado de las portadillas están hechos a base de ratón, lo cual es una tortura que no le deseo a nadie.

La historia... bueno, la historia es de videojuego de los malos, fase, machaca, fase, machaca... o algo así, sin faltar mi dosis de puteamiento habitual a los presonajes.

Así que ahí va uno más, espero que os entretenga más que qué os guste, y como he dicho antes espero que aprendáis de mis cagadas con el ordenador, aunque supongo que la gente de por aquí muchas de ellas ya las tienen más que superadas.